Catalina Bernal

Mi hijo Álvaro está feliz yendo a la guardería y eso como madre lo notas en el momento que observa como mira a sus profesoras con carita de admiración. Y como quiere compartir con ellas cada cosa nueva que le sucede, como un juguete, o contarles como se lo ha pasado el fin de semana.

El cariño y la dedicación por parte del profesorado es del 100%, pues te sorprende como llegan a conocer a tu hijo en las reuniones tutoriales aparte de informarte diariamente de lo sucedido con él.

Es de apreciar todas esas actividades fuera de la guardería como son: visitas a museos o asistir al teatro con ellos.

La verdad es que no solo a Alvaro le va a costar su siguiente paso al colegio sino que como padre o madre tb será un proceso duro de adaptación. Y esperamos tener esa cercanía de las profesoras con los padres. Pues es de gran apoyo en la educación de tus hijos.

Publicado en: